La Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano nace en el año 2016 en Candás (Carreño) para agrupar a todas aquellas personas que comparten su interés en el estudio de los hórreos, paneras y cabazos asturianos, bienes de indudable valor patrimonial y etnográfico. Admiradores de esta silueta singular de nuestro paraíso natural, todos la reconocemos cómo signo de nuestra identidad asturiana.

El Hórreo: patrimonio cultural

Hoy en día nadie niega que nuestros hórreos, paneras y cabazos constituyen una manifestación genuina de nuestro patrimonio cultural:

  1. Son protagonistas vivos de nuestra arquitectura popular, admirables por su estructura y técnica constructiva en madera. Tesoros sorprendentes por su ingenioso equilibrio y solidez que consigue gracias a todas sus piezas desmontables que constituyen un bien mueble pensado y creado para poder ser transportado.
  2. Son testigos de la pericia técnica de aquellos maestros y talleres artesanos de siglos pasados, teniendo también un valor artístico que se puede observar plasmado en los distintos estilos decorativos.
  3. Se trata de un patrimonio vivo que simboliza una forma de vivir y estar en el mundo, y que ha sabido adaptarse a la vida en el medio rural asturiano a lo largo de los siglos.

Amigos del Hórreo Asturiano

Historiadores, arqueólogos, juristas, urbanistas, profesores, artesanos, expertos o aficionados forman parte ya de esta asociación, Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano, abierta a todos aquellos que interesados en la conservación del hórreo asturiano quieran apoyarla.

Personas dispuestas a realizar un viaje en el tiempo, al rescate de un tesoro, que resistente al olvido, malvive en el presente deseoso de ser conocido y valorado, para abrirse paso hacia un futuro hoy incierto.

Hórreo asturiano tallado
Talla en hórreo
Logotipo asociación Amigos del Hórreo Asturiano

El Hórreo: joya etnográfica

El hórreo asturiano es un patrimonio de valor incalculable al mostrar con excepcional claridad como el ingenio humano afrontó un problema esencial que la vida real planteaba y lo resolvió de forma tan admirable que aun hoy en día nos sorprende. Sostenibilidad, eficacia, eficiencia, diversidad, conocimiento del medio natural y aplicación de las técnicas tradicionales, son solo las joyas más evidentes de este cofre de madera que trae hasta nosotros, desde más 500 años atrás, la sabiduría ancestral de nuestro pueblo.

A pesar de haber perdido su utilidad y recibido reiteradamente la extremaunción de los sabios, a día de hoy existen más de 20.000 ejemplares distribuidos por todo el territorio del Principado. No es una casualidad. Se trata de un fenómeno extraordinario que da fe de la unión de este trozo de bosque con esta tierra. Sin embargo, cada año se destruyen hórreos centenarios, verdaderas joyas etnográficas; si la actual situación se prolonga se malogrará sin remedio, en el medio-corto plazo, el patrimonio rural de Asturias, cuyo referente es sin duda el hórreo.

El hórreo asturiano es un elemento de inestimable valor patrimonial (material e inmaterial) y geográfico, con gran potencialidad como factor de desarrollo y movilización social, que sintetiza icónicamente la experiencia emocional que nuestra comunidad desarrolla en la realidad espacial con la que interactúa de forma permanente. Lograr que este hecho sea percibido nítidamente dentro y fuera de Asturias, es el elemento central que a, nuestro juicio, ha de perseguirse. A ese percepción contribuirá, y no poco, el valorizar el hórreo como elemento dinamizador de las zonas rurales.

No es la etnografía histórica lo que nos interesa, sino los problemas de los asturianos de hoy: al conectar con nuestros ancestros, nuestras almas sanan, y creamos nuevas historias, una nueva cultura a partir de todo aquello que sabían los que nos precedieron y que parecía olvidado.

Asociación de Amigos del Hórreo Asturiano

PROYECTOS

Panera en Tolivia (Laviana). Alma de Bosque.

Alma de Bosque

Maestros del hórreo asturiano

Maestros del hórreo

Hórreo Pueblo de Asturias, Gijón

Tentemoz@s

Hórreo gallego situado en Barbanza. ©CARLOS REGUEIRA

Horrea